Actos de Memoria: M N C A R S

By: nievescorrea | 17 Jun 2021

El Hospital General de Madrid (denominado Hospital General y de la Pasión durante los siglos XVII y XVIII y Hospital Provincial de Madrid en los siglos XIX y XX) fue una institución sanitaria ubicada en Madrid (cerca de la calle de Atocha) que estuvo en servicio durante casi más de trescientos años. Su actividad comenzó a inicios del siglo XVII a raíz de la unificación de varios pequeños hospitales de Madrid y finalizó el 1 de octubre de 1965 para acabar siendo rehabilitado en un museo nacional, el Reina Sofía, y conservatorio.

Wikipedia

Los planos del hospital en el que hoy se encuentra ubicado el MNCARS de deben a José de Hermosilla y al frente de las obras estuvieron Francisco Sabatini y Juan de Villanueva, pero el edificio nunca llegó a terminarse.

En este plano puede verse en gris oscuro la zona que finalmente se construyó y que hoy ocupa el museo y el Conservatorio Superior de Música.

Faltarían del plano original otro ala paralela al Conservatorio, la fachada principal que estaría ubicada en la calle de Atocha, y la parte central en la que se preveían seis patios mas, además del que se llegó a construir. Espacios estos que ahora ocupan una manzana de casas, la plaza de Sánchez Bustillo, la calle del Doctor Drumen y el Hotel Mediodía.

A mediados del siglo XIX se segrega el ala norte del edificio, hoy sede del Conservatorio, para crear el Hospital Clínico Universitario de San Carlos en el que se impartirán clases practicas de medicina.

A nivel urbanístico esta segregación rompió el contacto entre ese ala y el edificio principal ampliando la calle Santa Isabel, hasta desembocar esta en la nueva estación de ferrocarril del Mediodía. La fachada norte se convierte entonces en la fachada principal del edificio del Hospital General.

Mi abuelo materno, Estanislao San José, estudió medicina, aunque nunca ejerció como médico, en el Hospital Clínico de San Carlos, lo que hoy es el Conservatorio Superior de Música, aunque siempre creí que fue en el propio edificio del museo; además de en la vecina Facultad de Ciencias Médicas, espacio que hoy ocupa el Colegio de Médicos de Madrid. La Facultad de Medicina y el Hospital Clínico de la Ciudad Universitaria tenían previsto inaugurarse en 1936 pero al estar en plena linea de frente era imposible su ocupación entonces y tras la guerra quedaron totalmente destruidos.

Uno de los recuerdos de mi madre del Madrid anterior a la contienda, nació en 1926 y entre esa fecha y el final de la guerra vivió en el cercano Paseo de Santa María de la Cabeza, es el de subir junto a su hermana y hermanos al Hospital General o al Clínico de San Carlos, esto nunca quedó claro por completo, a espiar el depósito de cadáveres que según parece era visible desde el exterior a través de ciertas ventanas del piso bajo.

Actos de Memoria:

En toda la serie “Actos de memoria” planea la idea de “redención” presente en el pensamiento de Walter Benjamin; la necesidad de rescatar a todos y cada uno de los seres humanos del olvido, traerlos de nuevo al presente para que ninguna voz ni ningún sentimiento quede aplastado por los vencedores, por aquellos que escriben la historia con mayúsculas.

Porque la historia no es cosa del pasado sino del presente. El pasado no “ha pasado”, no pertenece a un tiempo cerrado y lejano sino a un tiempo activo en un sentido tangible, un tiempo abierto y presente que hace que la práctica de la historia sea algo que tiene que ver más con la acción que con el conocimiento.

Esta serie revisa también la idea de “monumento” desde el momento que recuerda y pone en valor la “memoria individual” de una de tantas personas anónimas, en este caso mi abuelo, y que no se materializa en el espacio geométrico sino en un “espacio virtual” que puede reproducir indefinidamente todo aquel que posea un teléfono móvil con lector de códigos QR.

En este caso además, el lugar y el edificio se incorporan a mi propia historia personal y a mi trabajo. El MNCARS es un espacio que recorro a menudo y en esos recorridos se imbrican mi vida, la memoria del lugar y los recuerdos y las obras de los que ya no están entre nosotros.

Dentro del espacio del museo he elegido para la intervención-ocupación con códigos QR las cabinas de los baños del edificio Sabatini dado que me parecen espacios “opacos” en los que no hay cámaras de vigilancia, por razones obvias, y a los que solo accede el personal de limpieza y los propios visitantes. El hecho de que vivamos inmersos en una mar de códigos QR desde el inicio de la pandemia me parece que puede facilitar la supervivencia de este pequeño “monumento” que no obstante tiene previsto repetirse en el tiempo.

El proyecto se configura formalmente como un audiovisual que utiliza imágenes actuales del Edificio Sabatini, fotografías de época del antiguo hospital General de Madrid y tres fotografías familiares junto a un espacio sonoro a partir del segundo movimiento de “Die Ursonate” de Kurt Schwitters, compuesta entre 1923 y 1932 y que actualmente se puede escuchar en el propio museo.


 


Ficha técnica

[M]UMoCA

Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid)

Junio 2021.

Visitas: 96833